miércoles, 11 de abril de 2018

Intercambio de roles




El vegetal observó al niño con cara de asco. Sin embargo, como debía seguir al pie de la letra los consejos de su nutricionista, engulló al infante con los ojos cerrados y la firme convicción de que jamás se convertiría en una planta carnívora.


Belkys Rodríguez Blanco ©

jueves, 8 de febrero de 2018

El coleccionista


A mi amigo Fer


Sus amigos se lo advirtieron más de una vez, pero ella era más porfiada que una mula en celo. Cuando se le metía una idea entre ceja y ceja, seguía hacia adelante como un tren sin frenos y sin conductor. Ciega, sorda y muda como decía la letra de aquella canción tan cursi que se había puesto de moda. Así era Laura: apasionada, más bien incendiaria y ese día se encontró con el pirómano de turno.

Primero fue esa miradita de mosquita muerta, de princesita lánguida. Le había entrado la picazón y su amigo el psicoanalista lo sabía. Tantos consejos profesionales, tantas horas de psicoanálisis gratuito no sirvieron para nada. “Por favor, no caigas de nuevo en la tentación de las redes sociales. Te volverá a pasar lo mismo o peor. Después no vengas llorando y lamentándote”, le decía su amigo mientras se comía las uñas con desesperación.

Ella se quedó en silencio, pensativa y con el ceño fruncido. Él creyó por un momento que la había convencido y respiró aliviado. “Solo una vez más y te prometo que si noto algo raro, salgo corriendo”, dijo ella con un hilito de voz y la vista clavada en el suelo. Con la vena de la frente a punto de reventar, el otro le largó que hiciera lo que le diera la gana, que advertida estaba, que guerra avisada no mataba soldados, que no volvería a darle consejos, que seguro le tocaría un psicópata, que aquello era la cueva de Alí Babá, que dejara las cosas al universo… Ella sólo asintió, le dio dos besos y se fue corriendo a su casa a encender el ordenador.

Buscaría una web distinta, más elegante. La anterior, tal y como le había comentado su amiga Marta, era el carrusel de los horrores. Parecía que aquellos tipos se habían escapado de un hospital psiquiátrico. Y ni qué decir de los mensajes que le enviaban. Frases soeces y llenas de faltas de ortografía. No había por dónde agarrarlos. Esta en la que acababa de darse de alta parecía diferente: Solteros con clase se llamaba y una chica con sonrisa Colgate le anunciaba que allí encontraría la pareja perfecta, el hombre de sus sueños. Pensó en un seudónimo e inició la búsqueda. Jamás habría sospechado que estaba firmando su sentencia de muerte.

Aquel guapetón de ojos verdes la dejó sin aliento. Vio que la había metido en el saco de Favoritas y le luego le envió un Flechazo. Laura sintió un calor en la entrepierna y comenzó a sudar. Se contuvo y esperó a que él le mandara el primer mensaje. Parecía un tipo educado. Primero le pidió una foto de los pies y luego le preguntó si comía carne cruda. Le advirtió que no le gustaba el Whatsapp y que le encantaban las croquetas, esas de toda la vida. Coleccionaba libros en miniatura en todos los idiomas, hasta en sánscrito y también rascadores de espalda. Tenía un total de 675, de 71 países. Había estado a punto de entrar en el Récord Guinnes, pero un tipo de Indonesia lo había superado en número de rascadores y países. Eso no lo desanimaba, así que lo seguiría intentando.

Aunque no hablaba latín, lo entendía perfectamente. También tenía una Biblia en miniatura. Se la había comprado un amigo en el Vaticano. A él no le gustaba viajar, para eso se había inventado Internet. Se sentía conectado con el mundo y, sobre todo, con Amazon, el lugar ideal para satisfacer todos sus caprichos. Nada de reguetón, ni fiestas, ni demasiadas salidas a cenar fuera. Era un tipo muy austero. Mozart y Beethoven eran sus favoritos. Por lo demás, se consideraba un tipo normal y buena gente. Laura, recelosa, no le dio muchos detalles. Incluso, en la foto de perfil aparecía muy abrigada y con gafas oscuras.

Aburridos del chat, quedaron en una cafetería, en un centro comercial abarrotado de gente que compraba compulsivamente, a las tres de la tarde. Su amigo, el psicoanalista, andaba merodeando. Si algo no le cuadraba, ella le enviaría un Whatsapp y él la llamaría para decirle que estaba en el servicio de Urgencias al borde del ictus. Pero, el tipo le pareció bastante normal y simpático, a pesar de ciertos gustos estrafalarios. Alto, moreno, ojos verdes, manos grandes y labios gruesos. Laura estaba tan embobada analizando cada detalle de aquel Adonis que en algún momento dejó de oírlo y comenzó a imaginárselo desnudo. De repente, sacudió la cabeza como si temiera que el hombre adivinara sus pensamientos y se puso colorada. Él le sonrió y después de soltarle un par de piropos, le dijo que su casa estaba cerca, que había dejado un solomillo en adobo y que le prepararía una cena inolvidable. Ella, como poseída por aquellos ojos verdes, de mirada serena, como los que describían el bolero de los tiempos de la abuela, movió la cabeza en señal de aprobación.

Camino a la casa de Augusto, Laura le envió un mensaje a su amigo: “Me voy a casa. El tipo no me gusta nada. Feo como el demonio y bastante vulgar. Tienes razón, esto de las redes es una pérdida de tiempo. Nos vemos mañana. Besos”. Lo que sucedió después, lo leyó el psicoanalista al día siguiente en la sección de Sucesos de la prensa local. Los vecinos del barrio Ojos de Garza, donde tenía su domicilio el ciudadano A.P.R., escucharon ruidos extraños y gritos procedentes de la vivienda y llamaron a la policía. Un olor a carne chamuscada se había extendido por todo el vecindario.

Varias mujeres habían desaparecido en la zona y las autoridades ya sospechaban del sujeto que quedó registrado en los récords policiales como el Coleccionista. Cuando llegaron a la vivienda tuvieron que echar abajo la puerta. Habían llegado demasiado tarde. El hombre estaba sentado en la mesa del comedor y se disponía a descorchar una botella de Lambrusco. Sobre el mantel de seda, en un plato de porcelana china, perfectamente colocada, estaba la cabeza de una mujer pelirroja. Todavía tenía el horror reflejado en la mirada y una zanahoria metida en la boca. El hombre, impertérrito, les hizo un gesto invitándolos al banquete. De fondo sonaba a todo volumen Himno de la alegría.

Belkys Rodríguez Blanco ©

lunes, 4 de diciembre de 2017

La decisión


La cuartilla en blanco la tienta. Quiere escribir frases coherentes y poéticas pero la rabia la observa desafiante, impertérrita; plantada frente a ella como una estatua invencible la invita a gritar, a blasfemar, a morder su propia herida y a dejar que un hilo de sangre la alivie de sí misma. No hay camino, sólo una cuartilla vacía que la mira de soslayo y bosteza a la espera de la primera frase. Ella la contempla distraída y se estruja las manos con desesperación. No hay palabras, sólo la rabia como animal herido al borde del precipicio. Saltar y descansar o darse la vuelta y luchar con las armas maltrechas de otras batallas. El vértigo es insoportable. Punzante la rabia. Gira el torso y busca su mirada; sin titubear la abraza y a ella se alía. Ahora son un solo cuerpo en una misma guerra. La cuartilla sigue impoluta. Huyen despavoridas las frases lógicas y las metáforas. No hay tregua. Se arranca el escudo y muestra la herida. Viejas cicatrices la custodian. El clamor del combate la apacigua.


Belkys Rodríguez Blanco ©

viernes, 24 de noviembre de 2017

Carta a una mariposa habanera


Querida Ángeles:

No hay mariposas donde vivo ahora. Hace un par de días vi una pequeñita que pasó fugaz como una estrella blanca en el cielo estival. No se ven muchas estrellas en la ciudad; de todas maneras, yo  siempre pido un deseo, por si alguna se mueve sigilosa, como cuando éramos unas chiquillas y soñábamos con las hadas y el príncipe azul. Sigo creyendo en las hadas, claro, y en las mariposas como tú. Los príncipes y los caballos blancos se quedaron atrapados en las páginas de los cuentos.

Por suerte, el mar donde reposas está muy cerca. Me gusta caminar por la orilla y pensar en ti, en tu sonrisa, tu optimismo, tu fuerza y tu valentía. Cada ola me trae tu esencia, tu mano en mi mano y tantas confesiones. Cuatro años sin ti es demasiado tiempo. Sigo sin entender por qué tuviste que marcharte. La vida es una gran incógnita y también la muerte. Sin embargo, estoy segura de que mientras siga creyendo que eres una mariposa tropical, te mantendrás viva y a salvo.

Amiga mía, te echo de menos y a veces hablo contigo, sobre todo en la quietud de la noche. Quiero recordarte siempre en mis palabras. Necesito creer que regresas cada día en esas olas que acunan estas costas; rebelde como la espuma; tenaz como las rocas; aleteando, siempre aleteando, mi mariposita habanera.

Belkys Rodríguez Blanco ©

domingo, 19 de noviembre de 2017

La espera


La ciudad en su quietud, callada se desliza hacia la noche; altiva y sigilosa como gata en celo. En el ronroneo se diluye el eco de sus pasos. Balcones que penden indiferentes sobre la calle empedrada.  Los colores se marchan cabizbajos y se refugian en la línea intangible que hay entre tus manos y el mar.

Sentada en el muro, ella sueña con una isla que fue tragada por la desidia y la ausencia. Hay otro muro, donde acaba el océano; castigado por tantos huracanes se cae a pedazos en la memoria. Lentamente se pasa la lengua por los labios para sentir la dureza de la sal y el sabor del beso que espera agazapado en tu boca.

La tarde silenciosa se regodea en la espera. Ella sigue sentada en el muro, la mirada fija en el aleteo empecinado de la gaviota; buscando la luz de un faro que guía los barcos en otras costas. Heridas y naufragios. Azul atlántico e indomable. Tempestades que la zarandean y la devuelven a la realidad.

Resignada, cierra los ojos e imagina el abrazo tibio, el gemido impaciente, la caricia furtiva en la yema los dedos. Se le eriza la piel, sacude la cabeza y vuelve a mirar el oleaje que castiga el muro; el salitre se aferra a su cuerpo mientras se encienden las farolas. Echa a andar hacia la orilla, descalza, con la ciudad adormilada a la espalda, soñando con el beso que espera febril en tus labios.

Belkys Rodríguez Blanco ©

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Rabo de nube

“Si me dijeran pide un deseo, preferiría un rabo de nube”–Silvio Rodríguez


Cuando se avecinaba la tormenta, Amalia invocaba a Santa Bárbara. Changó era poderosa y, juntas, ahuyentaban los malos presagios. El cielo se quedaba despejado de nubes inoportunas y el sol volvía a brillar como en una mañana de primavera tropical. Ese don lo había heredado de su bisabuela Rosario. A ella ni los rabos de nube se le resistían. Sacaba las tijeras del costurero y, con paso firme y los ojos cerrados, salía al patio de la casona familiar. Entre rezos, alzaba los brazos y cortaba en el aire la tozudez del vendaval.

En su lecho de muerte, doña Charito le pidió a su bisnieta que se acercara y en apenas un susurro le dio las instrucciones precisas para alejar las tormentas y todo tipo de fenómenos naturales. Durante el verano las amigas se la rifaban. En aquel pueblito del sur de la isla, los nubarrones grises tenían la fea costumbre de plantarse sobre la costa y descargar allí toda la rabia acumulada. “Amanda, aleja la tormenta”, le pedían las chiquillas con esa necesidad perentoria de lucir un bronceado perfecto en el baile del domingo.

Amanda se acercaba a la orilla, cerraba los ojos y caía en una especie de trance. Mientras alzaba los brazos, invocaba a Changó y por si acaso también a Yemayá, dueña y señora de las mareas. Cuando terminaba el ritual, dejaba caer los brazos, exhausta; se arrodillaba y se quedaba mirando fijamente la línea del horizonte. Como en otras ocasiones, las nubes preñadas de malos augurios desaparecían y sus amigas corrían a abrazarla y a darle las gracias por el milagro.

Aquella fatídica tarde, víspera de otoño, los vientos huracanados comenzaron a vapulear los árboles y los tejados del pueblo. La gente, aterrorizada, fue en procesión hasta la casa de Amanda. Su madre salió al portal en intentó calmar a la multitud. Con un hilo de voz, la señora intentó convencer a la exaltada masa de que su hija no estaba preparada para apaciguar la furia de un huracán fuerza cinco. Además, la muchacha estaba postrada en la cama con unas fiebres muy altas.

“La niña solo puede alejar las tormentas de verano y cortar un rabo de nube. Doña Rosario no le dejó instrucciones para espantar los huracanes”, aseguró Úrsula y luego entró en la casa. Atónitos primero y encolerizados después, los habitantes del pueblo comenzaron a proferir improperios y a lanzar piedras contra la puerta y las ventanas. Exigían a Amanda que saliera a la calle y que intentara detener a aquella bestia que se acercaba lentamente a la costa. El último de esas características había pasado hacía cincuenta años y provocó un ras de mar que engulló todo el pueblo. Solo quedó en pie la torre de la iglesia y la barbería de Yuyo.

Ante el incesante griterío, Amanda abrió los ojos y le pidió a su madre que la ayudara a levantarse. Doña Úrsula se negó rotundamente, pero su hija la tranquilizó asegurándole que el espíritu de Charito le daría de alguna manera las indicaciones para deshacerse del monstruo tropical que asediaba la isla. La madre, temerosa e incrédula, ayudó a la joven a vestirse. Lo que pasó después, fue recogido años más tarde por un periodista que aquel aciago día se plantó delante de la casa de Amanda, de la mano de su abuelo materno.

Contaba Juan Cuesta que la muchacha salió al portal de la casa familiar cuando los primeros relámpagos alumbraban el horizonte. Demacrada y con el pelo enmarañado, vestía una bata blanca que se deslizaba hasta sus pies descalzos. El rumor cesó dando paso al silencio que precedía la tormenta. Con las mejillas encendidas por la fiebre, Amanda alzó los brazos y cerró los ojos. Justo sobre su cabeza, apareció una espiral de hojas, ramas y pequeños animales del monte que envolvió su cuerpo lentamente. Instintivamente, todos cerraron los ojos y empezaron a rezar. Mientras el murmullo crecía, ella se elevaba. Como si alguien hubiera dado una orden, la multitud se quedó en silencio.

Nadie se atrevió a abrir los ojos. Sin mediar palabra se cogieron de las manos y formaron un círculo alrededor de la joven. El periodista, que entonces era un mocoso de seis años, levantó el párpado del ojo derecho y comenzó a gritar como poseído: “se ha ido, ya no está”. De inmediato rompió a llorar y se abrazó a la cintura de su abuelo. Unos dijeron que se la había llevado la tormenta como castigo; otros, que Amanda se había elevado para unirse al espíritu de su bisabuela. Alguna lengua viperina aseguraba que había sido una estratagema de la muchacha para abandonar el país. Lo cierto es que el huracán dio un giro inesperado y puso rumbo norte.

Frederick dejó una estela de destrucción en el continente. Pueblos enteros fueron borrados de la faz de la tierra, contaba años más tarde Juan Cuesta en el ‘Bobo de Batabanó’. Sin embargo, desde ese día, ninguna tormenta tropical volvió a acercarse al sur de la isla. Cada aniversario de la desaparición de Amanda, la gente del pueblo se reúne en el portal de su casa para encender velas, rezar y, de paso, pedir que algún rabo de nube los envuelva y se los lleve más allá del mar, preferiblemente hacia algún punto en el Norte.

Belkys Rodríguez Blanco ©

lunes, 18 de septiembre de 2017

A la deriva


Escuchó su voz en la penumbra y supo que no estaba sola. Caminó distraída entre caracolas y sirenas cabizbajas. Juntó piedritas y trozos de sueños dispersos en la orilla. La acompañaba un olor lejano y recurrente: el aroma del pelo de la abuela. Ella olía a hogar, a monte, a risa cristalina, a tardes de aguaceros sobre los tejados, a ropa limpia tendida bajo el limonero.

Quiso volver sobre sus pasos, pero el camino de regreso se perdía en un océano implacable e infinito. Su voz se confundió con un breve sollozo de la brisa. Siguió avanzando absorta, sorteando la espuma y dejando que las olas lamieran sus huellas y las borraran de aquellas costas que ya no le pertenecían.

Allí había ido, mucho tiempo atrás, a pedir un milagro a la reina de los mares. Pero la diosa cerró los ojos ante su desatino. Las lágrimas, derrotadas, rodaron por su alma y entraron de puntillas en la marea. El mar arrastró cada palabra, cada súplica y se quedó aletargado esperando la noche.

Ahora regresa callada, agarrada a la falda de la abuela, implorando a la diosa de los mares que le devuelva un trozo de tabla, una isla a la que asirse, un recuerdo al que pueda anclarse. Y si ha de flotar a la deriva solo pide despertar acurrucada en su regazo.

Belkys Rodríguez Blanco ©